En Morena, “floreció la corrupción” con la tragedia del Metro.

Metro Olivos

Escuchar Articulo

Por Gabriel Castillo García.

Nuevamente la CDMX, se viste de luto; ahora toco a los habitantes de Tláhuac –unos perder la vida y otros resultar heridos- al desplomarse el puente de concreto en la estación “Olivos” del Sistema de Transporte Colectivo, METRO.

Desde el 2017, se anunció que dicho puente estaba mal construido, pero ni las autoridades de la alcaldía de Tláhuac, ni las del gobierno de la CDMX, atendieron el llamado de los angustiados vecinos.

Fue el 30 de Octubre del 2012, cuando el entonces jefe de gobierno de la CDMX, Marcelo Ebrard Casaubón, anunció la inauguración del transporte colectivo que corre de la Estación Barranca del Muerto a Tláhuac.

Los propietarios de las empresas Grupo Carso, la Empresa francesa Alston y el grupo Ingeniero Civiles Asociados, la famosa (ICA) que para entonces esta a punto de quebrar, los que se encargaron de construir “la línea Dorada”.

Poco tiempo después de construida comenzaron a salir a relucir una serie de irregularidades. Pésimo material para la construcción de los puentes y la estación o terminal de Tláhuac, que se encuentra edificada sobre una zona pantanosa de la alcaldía de Tláhuac y amenaza con hundirse.

Desde un principio se habló de que tanto los rieles de las vías como las llantas de los carros no eran factibles. Por ese motivo y para poner en funcionamiento el servicio alquilaron vagones que les costaban más caros.

Recibieron aviso de la falla.

Personas que viven en las inmediaciones de la estación “Olivos” del Metro, informaron de la falla que había en la construcción del puente tanto al los respectivos alcaldes de Tláhuac como al gobierno de la CDMX. Sus versiones les entraron por un oído y les salió por el otro.

AYER LUNES 28 MUERTOS Y 70 LESIONADOS.

Fue anoche lunes, cuando el convoy del Metro se dirigía a Tláhuac; transportaba un gran número de usuarios. Al llegar al puente el peso venció la traba y el puente se partió en dos. Lo mismo sucedió con los vagones.

Dentro de estos, se escuchaban gritos desesperados en demanda de auxilio y medio hora después llegaron los servicios de auxilio. A unos los sacaron vivos pero lesionados y a otros muertos.

NO HAY RESPONSABLES…

Pese a que la mayoría de los habitantes de la CDMX, saben que el jefe de gobierno era Marcelo Ebrard Casaubón y su secretario de finanzas era el flamante líder nacional y “honesto” de Morena, Mario Delgado.

Una obra que se dijo en un principio constaría 17 mil 500 millones de pesos, terminó con un costo de 26 mil millones de pesos.

Como desde un principio se anunció que la obra esta hecha con material de pésima calidad, Marcelo salió huyendo de México en dirección a Europa.

Regresó al país ahora que Andrés Manuel López Obrador, ganó las votaciones para presidente de México.

Hasta el momento, el Presidente no ha dicho su frace de que “caíga quién caíga”, como responsable de la tragedia. Ahora no acusó a los neoliberales o a los conservadores. Acusó a los medios de comunicación de ser amarillistas o sensacionalistas.

MARCELO, CHIGUIL Y JOE ORTEGA RESPONASABLES DE LA TTRAGEDIA EN EL NEW´S DIVINE .

Los habitantes de la CDMX, asentando en lo que fuera la alcaldía Gustavo A. Madero, vivieron momento de terror, angustia y desesperación, al no tener noticias de sus hijos que participaban en una fiesta de fin de cursos en la discoteca New´s Divine, ubicada sobre la calzada de los Misterios.

Era 20 de junio del 2008, fue los “tres mosqueteros”, Marcelo Ebrard, jefe de gobierno, Francisco Chiguil, delegado político en GAM y Joel Ortega, éste último Secretario de Seguridad Pública local, planearon como cerrar el negocio para que ya no funcionara.

Fue cuando mandaron uniformados a cerrar las estrechas puertas de la discoteca y provocaron que dentro del negocio los estudiantes comenzaran a sufrir tanto la falta de oxigeno como ser prensados por sus propios amigos e inclusive algunos policías.

A 13 años de esta tragedia no hay ninguno de los tres en la cárcel, Joel Ortega, se escondió, Francisco Chiguil, no conoce la vergüenza y volvió a ser alcalde, solo que ahora por el partido político de morena.

En estos momentos realiza su campaña para reelegirse como alcalde.

Marcelo Ebrard es el flamante Secretario de Relaciones Exteriores. Mientras Jorge Gabiño Ambris, busca ser diputado de Va por México, en la alcaldía Gustavo A Madero.

La pregunta de los ciudadanos “¿ quién pagara con cárcel la tragedia que enluto varios hogares de Tláhuac, tras el accidente del METRO?”.

Los corruptos y negligentes neoliberales, los conservadores o bien irán a la cárcel los “honestos” de Marcelo Ebrard, canciller mexicano, Mario Delgado, presidente nacional de morena, a quién sería bueno aplicarle la frase que dice así: “el burro hablando de orejas”, es decir el señor acusa de corruptas a administraciones y por lo del Metro Tláhuac como se le puede calificar a él.

Otro que merece la cárcel es vez de ser diputado es el famoso Jorge Gabiño, corrupto y encubridor.