Reclama sector empresarial compromiso de Gobierno y Congreso de CDMX para reorientar presupuesto por Semáforo rojo

Escuchar Articulo

*Demanda paquete económico de emergencia por 3 mil 200 MDP. Pide realizar un esfuerzo de ajuste en gasto de servicios personales por 980 MDP y reducción de 490 MDP en materiales y suministros. Alerta: podría ser catastrófico para empresas y empleos formales en CDMX primer trimestre del 2021.

Por Guillermo Pimentel Balderas

El Sector empresarial reclama el compromiso del Gobierno y el Congreso de la Ciudad de México para reorientar el presupuesto en apoyo de las empresas y los empleos formales en la Capital y aceptar la responsabilidad ineludible que tienen por encontrar alternativas que permitan reorientar una parte del gasto público para que puedan enfrentar el Semáforo rojo. Piden los empresarios la ayuda para afrontar la incertidumbre por la pandemia que podría provocar la pérdida de empleos y el cierre de 10 mil establecimientos mercantiles formales, sin precedentes durante el primer trimestre del 2021. Esto, a consecuencia del nuevo cierre de actividades económicas catalogadas por la autoridad local como “no esenciales” y cuyo fuerte impacto se prevé a inicios del próximo año. Por tanto, en un mensaje escrito, Armando Zúñiga Salinas, dirigente de Coparmex CDMX, pone como ejemplo que, en el Presupuesto de Egresos de la Ciudad de México para el año 2021, se puede realizar un esfuerzo de reducción en un ajuste de gasto de servicios personales de 980 millones de pesos (equivale al 1% al aprobado), así como una reducción de 490 millones de pesos en los materiales y suministros (equivalente 3.6% del aprobado). El líder empresarial, expone, en el documento: “apremiamos al Gobierno que encabeza la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo y al Congreso de la Ciudad, a que de forma extraordinaria aprueben un paquete económico de emergencia para la salvación del empleo por un monto de cuando menos 3 mil 200 millones de pesos para que, de manera solidaria y transitoria, se aminore el impacto económico brutal provocado por el nuevo semáforo rojo y el consecuente cierre de actividades económicas”. Especifica que el nuevo cierre de actividades no esenciales, hace más evidente que nunca, la importancia de que el Gobierno de la Ciudad de México ofrezca apoyos directos para salvaguardar a las empresas y, sobre todo, a las familias que dependen de los empleos formales en la Capital. “Y, así como el Gobierno de la Ciudad ha declarado actividades económicas no esenciales, le pedimos haga una declaratoria exactamente igual para identificar a diversos programas contemplados en su administración como NO ESENCIALES y de los cuales se podría hacer una reasignación presupuestal por más de 3 mil millones de pesos”, define.  En el escrito, Zúñiga Salinas especifica que dicho apoyo deberá estar dividido en dos programas esenciales que son: La creación de un programa de paros técnicos por emergencia COVID-19,  a fin de que los trabajadores de las empresas que se comprometan a mantener los empleos, puedan recibir de parte del Gobierno de la Ciudad un salario mínimo equivalente,  cuyo costo tendría un impacto presupuestal de 2 mil 553 millones de pesos. Y, la exención temporal para los siguientes seis meses del impuesto sobre nómina para los nuevos empleos que se generen hasta el restablecimiento de los 198 mil 401 empleos perdidos a consecuencia de la pandemia. Esta medida tendría un impacto de 728 millones de pesos en la recaudación de la Ciudad. Por otro lado, solicita revisar y reorientar el presupuesto de los siguientes programas aprobados, para destinarlo al apoyo a los empleos formales: 398 millones de pesos de Promoción y Difusión de Acciones de Gobierno. 383 millones de pesos de Programa Pilares. 210 millones de pesos  de Ciber-Escuelas Pilares. 180 millones de pesos, Ponte Pila Deporte Comunitario. 162 millones de pesos de Promotores Culturales. 148 millones de pesos organizaciones de Eventos Cívicos. 106 millones de pesos de Beca Pilares. Zúñiga Salinas rubrica su texto destacando que “en COPARMEX CDMX creemos que el Gobierno Federal y Local deben abrir los ojos ante esta realidad y procesar por lo menos estos apoyos por el bien de la actividad económica de la Ciudad, que en la salud y lo económico se encuentra en estado de emergencia. “COPARMEX CDMX seguirá procurando salvaguardar la salud de los capitalinos, al mismo tiempo que continuaremos proponiendo diversas acciones para provocar la ayuda mutua entre empresarios e intentar mantener la actividad económica de la Ciudad”, resalta.